Submenu

ALBERTO BARAYA. Expedición siciliana

09/05/2019 - 11/06/2019
La galería Fernando Pradilla inaugura la segunda exposición individual en Madrid del artista colombiano Alberto Baraya (Bogotá, 1968) titulada Una Expedición Siciliana. Si en 2015 Baraya presentaba en nuestras salas su trabajo Expedición Berlín, exhibido en la 8ª Bienal de Arte Contemporáneo de Berlín en 2014, el nuevo proyecto, Una Expedición Siciliana, viene precedido de su exhibición en el Invernadero de La Carolina del Orto Botánico de Palermo durante la reciente edición de la bienal europea MANIFESTA 12, celebrada en junio de 2018. Dos importantes citas para el arte contemporáneo internacional en las que Baraya ha desplegado su proyecto de coleccionismo y ampliación del Archivo del Herbario de Plantas Artificiales construido a partir de diferentes expediciones rurales y urbanas realizadas alrededor del mundo. Alberto Baraya ha hecho del viaje, entendido como expedición y exploración, un método de trabajo y una fuente temática esencial de su proyecto artístico. Con la mirada de un transeúnte implicado ha realizado una especie de ronda por ciudades, apuntando las bases estéticas de su apreciación del territorio. La estrategia de este artista se encuadra en las prácticas de catalogación, construcción archivística o clasificación taxonómica que remiten a los métodos de aquellas expediciones científicas del siglo XVIII, pero que desde la perspectiva de la contemporaneidad experimentan una reelaboración conceptual que cuestiona el propio paradigma científico y traza nuevas categorías para la interpretación de los actos estéticos cotidianos. Asistimos así a la construcción de un herbario personal concebido a partir de plantas falsas, elaboradas industrial o artesanalmente en plástico, tela, papel, cerámica y alambre, que son recolectadas y documentadas por el artista. Cada hallazgo es sometido al análisis de Baraya en forma de lámina botánica tradicional, en la que se incluyen descripciones, dibujos, fotografías, collages que registran el procedimiento de trabajo al tiempo que documentan los datos de la recolección –lugar, fecha, recolector- y los usos de las plantas artificiales en diferentes situaciones y contextos. Como explica el artista, “la Expedición Siciliana comienza en la ciudad de Palermo y se extiende por significativos puntos geográficos alrededor de la isla. Si bien no es un recorrido pormenorizado o exhaustivo, nos hemos acercado a diferentes lugares para hacer un reconocimiento y establecer la presencia de taxones artificiales en Agrigento, Porto Empedocle, Corleone, Piana degli Albanesa, Santa Stefano de Camastra, Milazzo, Cefalú, Mesina, el volcán Etna, Taormina y Caltagirone, entre otros, […] haciendo un énfasis particular en la presencia de flores artificiales en los altares religiosos, construcciones de adoración a seres espirituales o memoriales en honor a seres queridos”. Por su condición de conectar con diversas formas de producción de conocimiento y no sólo por las cualidades de la forma, la obra de Alberto Baraya ha podido ser incluida en diversos proyectos curatoriales que abordan conceptos sobre la construcción de lo artificial o lo aparentemente natural, las relaciones del hombre con la naturaleza, las nociones contemporáneas sobre el paisaje, etc. Así, diferentes trabajos de este artista se exhiben actualmente en varias exposiciones en Europa: People and plants en el Deutsches Hygiene-Museum de Dresde, una exposición que analiza la relación entre las personas y las plantas desde una perspectiva de interconexión necesaria; Bloosomed and captured en la Galerie Stihl Waiblingen, que aborda la presencia de las flores en la fotografía a partir de sus representaciones cambiantes y significados simbólicos; o Flora en el Stavanger Art Museum de Noruega, un proyecto centrado en el uso que hacen los artistas de plantas y flores al conjugarlas con temas como botánica, género, poder, orden/desorden y armonía. Y próximamente, en la Fundación Cerezales de León se mostrará una selección de trabajos de Baraya dentro del proyecto comisariado por Jorge Blasco Mesuras, que reunirá obras y documentos de artistas que reflexionan sobre la posibilidad/imposibilidad de medir las cosas y los territorios que le rodean. Alberto Baraya es licenciado por la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia y ha realizado estudios en las Universidades Autónoma y Complutense de Madrid, cursando un Máster en Estética y Teoría del Arte, y en Multimedia, respectivamente. Trabaja desde 1992 en diversos medios, destacando la fotografía, el vídeo y las instalaciones. En 2015 formó parte del proyecto expositivo Naturaleza Nominal, comisariado por Jaime Cerón y presentado en Centro de Arte 2 de Mayo de Madrid, en el que se aportaba una reflexión sobre la manera en que se define la naturaleza en la representación cultural contemporánea, supeditada muchas veces a intereses dominantes de índole política, social o económica. La obra de Baraya ha sido exhibida por todo el mundo en diversas exposiciones individuales y colectivas. Cabe destacar las muestras presentadas en el Centro Conde Duque de Madrid (Tejedores de agua, 2015), el Centro Cultural de São Paulo (Proyecto Ideal #2, 2015), el Centro Cultural BUDA de Kortrijk, Bélgica (The green light District, 2014) o la exposición “Naturalism/Artificiality: Expeditions and Research of the Herbarium of Artificial Plants” presentada en el 2013 en The Patricia & Phillip Frost Art Museum de la Universidad Internacional de Florida. Asimismo, ha participado en diferentes bienales de arte como MANIFESTA 12 (Palermo, 2018), 8ª Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Berlín (2014), Bienal Internacional de Arte de Cuenca, Ecuador (2011), Bienal de Venecia (2009), 27th Bienal de São Paulo (2006), Global Tour W139 (Ámsterdam, 2005) y Tokyoramas del Palais de Tokio en París (2001). Su obra ha formado parte de exposiciones colectivas en el Museo del Bronx en Nueva York (2014), Itau Cultural en São Paulo (2014), Fundación