Submenu
Emilio Gañán
Emilio Gañán

Plasencia. España, 1971

Es la suya una abstracción que mira hacia atrás, hacia momentos diferentes de la pintura del siglo XX, desde la vanguardia europea, con influencias de nombres tan importantes como el de Kandinsky, hasta la pintura “colour field” norteamericana del que destacaremos inevitablemente a Barnett Newman, La pintura de Emilio Gañán se apoya fundamentalmente en extensiones uniformes y monocromas. Sobre estas superficies, Gañán introduce la sobriedad de la línea en una voluntad de acotar ese gran espacio, de apropiarse y dominar el campo pictórico. Pero no de una manera banal, sino que a través del juego de líneas horizontales, verticales y diagonales, el artista alude a ese otro misticismo, propio de los pintores de vanguardia, los interesados en el reordenamiento del espacio a partir de la línea sobre el plano. Gañán subraya esta idea de la acotación mediante un juego de líneas en el borde de los cuadros, creando un espacio cerrado de vibraciones contenidas. El artista admite cierta ilusión de profundidad en muchos de sus cuadros, haciendo referencias, o más bien planteando guiños, a las leyes de la perspectiva. La obra de Gañan encierra estas paradojas.